Últimos temas
» La Pluma y la Ficción [Cambio de botón - Elite]
Mar Nov 08, 2016 10:32 pm por Invitado

» |Misión alternativa| "Incy Wincy araña..." [0/3 cupos]
Vie Ago 26, 2016 2:35 am por Gran Águila

» Miente sobre el usuario de arriba
Miér Ago 24, 2016 7:53 pm por Dabka

» Contemos hasta 100
Miér Ago 24, 2016 7:31 pm por Dabka

» Ekaterina Niurka/Sombra Sienciosa ID [en proceso]
Miér Ago 24, 2016 7:18 pm por Gran Águila

» El destino me condujo hasta ustedes...
Miér Ago 24, 2016 7:15 pm por Gran Águila

» | Taller Oficial de Avatares y Firmas |
Mar Ago 02, 2016 3:49 am por Gran Águila

» Nueva aqui nwn
Mar Ago 02, 2016 2:22 am por Gran Águila

» He arrivado a tierras extrañas
Lun Jul 11, 2016 11:50 pm por Gran Águila

afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Elite 13 de 45
Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro. » La trama, personajes y contenido intelectual literiario del foro es propiedad del mismo. Está absolutamente prohibida la reproducción de cualquiera de dichos puntos fuera de Feral Evolution.

Ficha de Riamh|Susurro Nocturno

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha de Riamh|Susurro Nocturno

Mensaje por Susurro Nocturno el Mar Jun 21, 2016 3:51 am


Riamh| Susurro Nocturno
Más sobre mi...

Inventario
Pon el link a tu inventario aquí.

Estadisticas
• Vida – 100/100  


• Ataque – 6

• Defensa – 3

• Resistencia – 4

• Agilidad – 8

• Velocidad - 9

Otros Datos


Familia

Cuervo Común salvaje albino|♂|Padre|Muerto.

Cuervo Común salvaje|♀|Madre|Paradero Desconocido.

Cuervo Común salvaje|♀|Hermana.

Cuervo Común salvaje|♂|Hermano|Paradero Desconocido.

Cuervo Común salvaje|♀|hermana|Muerta.


Lazos

Freya|Osa Kermode|♀|Cuidadora/Amiga/Maestra|Asesinada.


Preferencias
Alimento:Bayas rojas.
Actividad: Variados.
Color:Amarillo.
Lugar:Ursinamen.
Cosa:Todo lo redondo y brillante.
Creencia:Ninguna (Escéptico).


Códigos raros de la administradora (?)

"¡Te dije que no probaras ese poste de luz en pleno invierno!"

"¡Espíritus, por favor! ¡Dénme un vestido para que pueda realizar la danza de la lluvia!"
Ninguna
Cuervo Común
Cinco Nevadas y Dos Ciclos
Kodanik
Físico
Se trata de un cuervo grande adulto que mide alrededor de 62 centímetros de altura y que alcanza una envergadura total de 155 centímetros. Por lo anterior es un ave que podríamos considerarla como pesada y no es de extrañarse que por ello pese un poco más de un kilogramo y su complexión sea un poco robusta en comparación a otros pájaros. Lo que lo hace una criatura potente y fuerte, con la capacidad de volar muy rápido y con buena maniobrabilidad durante el vuelo, mas esto mismo le hace pecar de una baja resistencia y por supuesto de una baja defensa. No es extraño encontrarlo pues, más bien posado en algún lugar, solo dejando el vuelo para cuando sea totalmente necesario.

Riamh ostenta un plumaje oscuro y uniforme, como es de esperarse, y que a la luz del sol deja entrever algunos visos iridiscentes azulosos. Las plumas tienen ciertas longitudes y su terminación es en punta redondeada, pero siguen prácticamente el mismo patrón que la gran mayoría de las aves. Morfología perfecta para el vuelo. Aun así se destacan ciertas características como lo es que las plumas de  la garganta sean un poco largas y tengan una forma romboide, lo cual se aprecia mejor con ciertas posiciones inclinadas y especialmente en los graznidos; también es destacable el largo de las plumas de la cola y su terminación en uve.

Las patas no son muy diferentes a las de cualquier otro pájaro, solo se adecuan a su tamaño y peso, portando la tan usual textura escamosa de casi todos los plumíferos, pero de color grisáceo oscuro y con garras brunas cortas, pero curvadas y filosas.

Facialmente se puede ver su pico negro, alargado, ligeramente curvado y algo grueso, que justo en su parte superior deja ver dos peñas aberturas que conformarían lo que sería la “nariz”, mas están algo ocultos por el plumaje que se extiende hacia allí. Por último se dilucidan un par de ojos pequeños y circulares de color marrón oscuro que pueden ser confundidos con negro.

Personalidad
¿Quién es Riamh?

Es un solitario, en más de un aspecto. Pero esto no significa que no sea sociable, todo lo contrario, se trata de un ave parlanchina, muy comunicativa, que siempre se mete donde no le llaman. No rebusques la palabra, es un cotilla.

Inteligente y curioso, sabe utilizar y crear algunas herramientas para toda clase de problemas, de ello que le gusten los retos. No es para nada un intelectual pasivo, aunque de vez en vez se anima a leer un libro o bien hacerlo trizas para hacer aleluya ¿Disculpa? Si, también es una criatura juguetona, algo hiperactiva; ciertamente poco respetuosa y casi nada de paciente, pero hasta da un poco de gracia ver con las cosas que sale solo para divertirse como un polluelo.

¡Hey! No te dejes engañar de lo anterior, que si bien podría parecer infantil e ingenuo, de eso nada. Riamh es de una mentalidad maliciosa por excelencia, si hace algo es para conseguir otro algo y si dice algo es para escuchar otro algo. Que su actitud bromista, afable y enérgica no te engañe, las palabras de esta ave son como la niebla, difícilmente sabes a donde quiere llevar una conversación ¿Se estará burlando? ¿Intentara que sueltes alguna información en especial? ¿O solo esta charlando por propia afición y juego?

Este cuervo tiene mala fama y no, no es la de mal agüero o quizás sí. Un oportunista que le gusta conseguir las cosas fácilmente, de ahí que tenga una especie de labor como “informante” con cualquiera que pueda pagarle, claro está, mas como antes se dijo, lo que suelte el pico de este personaje puede ser tanto una verdad como una mentira. Todo depende de anteriores negocios, el mejor postor y por supuesto, si le da la gana. Así pues, es conocido que Riamh teja frases sin sentido y cree tormentas donde no las hay, solo por gusto, porque tal y como las trizas de papel, puede bien solo usarte de rato, a pesar de que le pagues y sin importar la mella que deje.

El vicio, no podemos olvidarlo, ya que sigue a esta ave como a su sombra y está a merced de ellos ¿Conoces los ludopatía? Bueno, sabemos que este negruzco pájaro es juguetón, pero las cosas pueden tornarse más serias cuando se trata de apuestas. Le encantan, es como el lo resumiría. Nunca ha podido dejar de jugar y siempre puede sugerir un “trato” de golpe. El problema está en que el contrincante gane, pues si bien todo puede parecer a paz después, se debe saber que el cuervo es rencoroso y aunque no lo parezca, agresivo.

Bueno, ya lo sabes. Si te topas con un cuervo que porta ---- ignora su amabilidad, la dulzura de sus palabras y mucho menos le vayas aceptar alguna pieza de comida, así como tampoco dejes que te preste alguna hazia o ayuda, por mas que el insista; tampoco le aceptes un abrazo o algún cariñito, porque es bien afectuoso para acabar de ajustar y mejor abstente de reírte ante alguna broma o acto bufónico; por supuesto y más importante, no vayas a jugar con él y para nada aceptes su amistad.

¡No tiene corazón! Eso es lo que quieres decir, esa vil ave es una falacia andante.

Bueno, no realmente. Riamh no esta exento de los buenos valores de este mundo como lo es la empatía, la bondad, generosidad y otros más. Además todos estamos, aunque digamos lo contrario en ocasiones, en la posibilidad de algún cambio.

Pero el es malo ¿no?

No

¿Es bueno?

Tampoco

¿Entonces?

Riamh es Riamh

¿Y eso que significa?

Riamh quiere decir Nunca. No puedes decir que él nunca haga parte de alguna dualidad en específico, solo es inherente a la existencia. Como tu, como yo y como todo lo demás.

Historia
Nació a principios de la estación de la Hoja Danzante, pudiendo aprovechar los últimos vestigios del calor del sol, antes que las fuertes y frías brisas llegaran hasta el nido escondido en una ramada de una alta y deslumbrante acacia, la cual era su cuna y hogar. A pesar del clima, sus padres aprovecharon la época para darle de las cosechas a sus polluelos, siendo estos últimos, cuatro en total.

Sin embargo, agudos ojos nocturnos se posaron sobre las regordetas crías de cuervo y una tarde, cuando el sol se escondía al final del continente, la criatura en cuestión ataco. Sus padres lucharon vigorosamente por la protección de su familia, pero nunca vieron al oportunista…otro cuervo, que sin miramiento alguno, agarro a uno de los polluelos de la cabeza con su pico y teniéndolo bien atenazado, alzo vuelo, dejando a los demás crías piando de terror.

¿Por qué? Se pregunto una de las pequeñas aves oscuras, era esa la primera pregunta que sin poder emitirla había zanjado la existencia de dicha criaturita con la de sus congéneres. Sus ojos, por el momento azules, miraban con tristeza el cielo gris y la silueta de alguien como ellos  llevarse a su hermana. El corazón se le estrujaba en tristeza a ese azabache que no podía simplemente continuar con su vida como sus hermanos ahora hacían. Dejaron de piar y se volvieron a sus padres, los cuales habían salido victoriosos del enfrentamiento, para volver a pedir comida, su congoja fue digna de cualquier sobreviviente, de cualquier primitivo. Mas no el rezagado que no quitaba la vista del firmamento, el necesitaba un duelo y con ello, derramo la primera lagrima, ahondando en uno de los principios evolutivos.

La vida continua y las crías estuvieron listas para alzar el vuelo. Los cuervos mayores, padre y madre, instruyeron a los jóvenes en el arte por el cual eran las aves reconocidas. Dos seguían fácilmente las instrucciones guturales de sus progenitores, el ultimo, más bien estaba adivinando que hacer. Y cuando parecía que por fin había pillado el truco del despegue, entre rama y rama, bajando de a poco debido a la inexperiencia…cayó.

Fue un golpe duro, pero la cama de nieve que se había instalado en el suelo, amortiguo su el golpe lo suficiente para solo entumecerlo, marearlo y lastimarle levemente un ala. Gruño y soltó un fuerte graznido, llamando a sus padres, pero estos solo lo vieron desde la altura ¿Por qué? Era de nuevo ese sentimiento de duda que le atacaba. Pero esta vez, lo entendió.

Sonoros crujidos se acercaban a él. Sus pupilas se contrajeron y apenas alcanzo a doblar el cuello para darse cuenta que era lo que se aproximaba. Se le salió el aire y empezó a moverse furiosamente entre la cellisca, buscando ponerse de pie, pero sus alas dolían y al mero intento de soportarse un mísero segundo sobre ellas, rápidamente el ardor le invadía, haciendo que perdiera el equilibrio. Increíble, su fin estaría en las fauces de un oso.

"Y mi alma,
del fondo de esa sombra que flota sobre el suelo,
no podrá liberarse. ¡Nunca más!"

A la osa parecía hacerle gracia recitar tal fragmento a su inusual invitado, el cual temblaba en la esquina de una improvisada caja de madera, cuyo fondo había sido suavizado con hojas y pelo para su mayor comodidad. Había sido una suerte para el herido no ser aperitivo de tal animal, pero el miedo no lo abandonaba a pesar de todo. Aun así, el cuervo estaba en cierto estado de impresión, provocado por algo que nunca jamás se imagino le sucedería… estaba intentado entender el vocablo de la osa, lo entendía de cierta forma y su pico se abría instintivamente, queriendo imitar las mismas palabras para poder entender verdaderamente.

“Cría cuervos y te sacaran los ojos” –  había dicho un gran oso pardo a la osa, aparentemente de la especie Kermode, puesto que su manto color crema resaltaba entre los de los otros, esta ultima solo rió –Pronto se ira, ya casi está curado– dijo tranquila con una sonrisa, dirigiéndose a su recinto, que compartía con el ave. Le saludo y le dejo en el interior de la caja, unas cuantas bayas rojizas, mientras se retiraba, tomaba algo de una grieta y se disponía a leerlo.

"Y el Cuervo nunca emprendió el vuelo"– empezó nuevamente como cada noche y cuando hubo terminado el fragmento,  se acerco a la caja –Bueno, esa ha sido la última. Mañana volverás a ser libre– expreso la hembra, a pesar de saber que el córvido nunca la entendería – ¡Nunca! – Grazno  el pájaro oscuro a todo pulmón, por fin, después de un buen tiempo había logrado conectar las silabas y armar la palabra que tanto la úrsida le relataba, aunque no tenía ni idea del significado de dicha palabra en ese momento.

Asustada, la kermode se fue de espaladas. Le tomo tiempo al mamífero entender lo que había pasado, y temerosa volvió a asomarse sobre el filo de la caja para ver su interior –Je, que buen susto me diste, pequeño– dejo salir para luego retirarse, mientras parecía ser víctima de una risa nerviosa –Que tonta. Los cuervos a veces hacen eso– decía entre risillas, volviendo a su lecho para descansar.

Bueno, es el adiós pequeño, cuídate mucho– fue lo último que escucho de esa gran mamífero, antes que lo dejara en aquella rama baja de álamo. Por supuesto la negra ave, quedo literalmente desolada, justo cuando por fin había encontrado a alguien “similar” a él.

No se necesita explayarse mucho para decir que los días fueron particularmente duros, a pesar de que las estaciones cálidas volvían a su furor. El cuervo tuvo que volver a reintroducirse en la naturaleza, la cual ahora le parecía más bien las fauces de un depredador hambriento, porque si, tuvo que sobrevivir y volver a retomar lo que no había aprendido. Lo consiguió después de imitar lo suficiente a otras aves y de recordar las destempladas lecciones de sus padres.

Volvió a ser un cuervo al final, pero esta vez era un animal con algo nunca antes visto entre sus iguales, con un deseo.

Un día, alzo vuelo y empezó a buscar un lugar con criaturas como él. No demoro, gracias a su aguda vista y a que tenía una buena memoria, en volver al lugar donde estuvo aquel invierno tan frío, pero tan acogedor. Allí entre osos, se escondía donde podía, principalmente en rocas y en la altura de los árboles, donde agudizaba el oído y escuchaba con atención las conversaciones; de allí que empezara imitar a las mismas, buscando formas palabras y después de mucho, porque probablemente es al animal al que más le tomado hablar, consiguió formar frases.

Hola– dijo una vez el plumífero azabache una osa, quien al escucharlo, inmediatamente se giro sobre si dispuesta a devolver el saludo, pero grande fue su sorpresa cuando se encontró con el cuervo –Eres tu– acoto sorprendida, acercándose al pájaro con cautela. Sí, yo… ¿Nombre?– cuestionó con dificultad el negruzco, ni siquiera seguro de si estaba hablando como se debía, pero al parecer era entendible por la respuesta de la osa- Freya y….¿el tuyo?

El silencio intervino y después de varios chasquidos hechos por el pico del córvido, por fin salió un  –No…sé. Ante esto Freya quedo impactada, no solo porque estaba hablando con un cuervo, sino también por que este le entendía, era como las castas que poblaban la mayoría del continente, pero no pertenecía a ninguna de ellas. Aquello le hizo sentir lástima y preguntarse si el pájaro no se sentiría terriblemente solo – ¿Quieres venir conmigo?– pregunto la úrsida, extendiendo una de sus zarpas a donde el otro estaba posado, este entendiendo a lo que se refería, salto a la pata del mamífero. Freya ese día juraba haber visto el pico del cuervo esbozar una sonrisa.

Freya ha criado un cuervo y la ha enseñado a hablar– decían los demás osos, sorprendidos de  la pericia de la joven osa para entrenar a tal animal. Mas tampoco era algo lejano de la realidad, pues sin Freya, el azabache no hubiera sido lo que es ahora. Un evolucionado.




Creo que es tiempo que tengas un nombre, es importante y nos define, pero es un bien valioso que también debes guardar. Es tu identidad– recito Freya al cuervo, quien escuchado atentamente a la osa que lo había acogido, dio un asentimiento –Me gustaría tener uno, como el tuyo– grazno tímidamente el oscuro pájaro.

Bueno, el mío me lo dieron mis padres ¿No tuviste uno?– cuestionó interesada la úrsida. No obstante el emplumado bajo la cabeza con tristeza y negó apesadumbrado, si sus padres le dieron alguna vez un nombre, el realmente nunca lo conoció. Freya  de inmediato se disculpo, pero  entonces añadió –Te daré un nombre, uno que te traiga felicidad cada vez que lo oigas de tus más cercanos ¿Cuándo estuviste lleno de dicha y gozo, cuervo?

El susodicho alzo su cabeza miro a los orbes miel de la osa y tras unos segundos grazno con estruendo – ¡NUNCA!

Al escucharlo, Freya dio un par de pasos para atrás, sorprendida de la miseria del ave y ahí fue cuando supo que probablemente un ser como ese no conociera jamás la verdadera felicidad –Bien, será  tal cual. Nunca, Riamh– dictamino ente triste y feliz, al ver al córvido dar pequeños saltos, vociferando su nuevo nombre. Uno que dejaba vacío.

Pobre Freya, el cuervo en ese entonces aun tenía un léxico de osezno. Así que jamás se hubiera dado cuenta que ese “nunca” fue dicho con todo el júbilo  que aquella ave podía albergar en su emplumado pecho, por que Riamh nunca se refirió tal cual, sino más bien al recuerdo de los relatos que una joven úrsida de buen corazón le relataba cada noche con cariño.

 


avatar
Ver perfil de usuario
Mensajes :
4

Fecha de inscripción :
19/06/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha de Riamh|Susurro Nocturno

Mensaje por Gran Águila el Miér Jun 22, 2016 5:13 am


PD: ¡¿Qué es eso de códigos raros?! Hmpf...

PDPD: Adoro a la cosa parlanchina. Nuff said.




Take Flight
FichaCronologíaContacto

Look at me, but don't be afraid. I am here to help you understand.

avatar
Ver perfil de usuario http://feralevolution.el-foro.com/t14-ambientacion-mitologia#25
Mensajes :
59

Fecha de inscripción :
19/05/2016

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.